ecolatino

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Quiénes somos?   |   Buscar   |   Contactanos   |   Suscríbete
Home Ecología Nuevas perspectivas de la economía mundial

Nuevas perspectivas de la economía mundial

Por: Rebeca Martín – Foto: Patrick Loosli
Luz verde a la energía renovable

Nuevas perspectivasCon un petróleo cada vez más caro y escaso, y un recalentamiento climático que avanza a paso vertiginoso, los próximos decenios se anuncian difíciles. Afortunadamente las soluciones existen, y ya han comenzado a ponerse en práctica.
La energía renovable está de moda. Los medios de comunicación no cesan de evocarla como alternativa para salvar nuestro planeta de un futuro sombrío y desolador. Pero, ¿qué está pasando en nuestra sociedad? ¿Por qué este cambio de mentalidad hacia la ecología, hacia el aprovechamiento de la energía renovable?.

El origen de esta “revolución verde”, que marca el retorno del hombre hacia la naturaleza como fuente primigenia de energía, está, por un lado, en la carestía del petróleo y en la merma de sus reservas mundiales, producto de un consumo desmesurado durante más de 150 años. Todos los estudios que se han realizado recientemente demuestran que el aumento de la producción de petróleo en los próximos decenios será insuficiente, porque no alcanzará el objetivo de 120 millardos de barriles por día, previstos por la Agencia Internacional de la Energía (AID) para el 2030. La relación oferta-demanda es inversamente proporcional, situación que se acentuará cada vez más. Es decir, mientras la producción mundial disminuye, la demanda en energía fósil (petróleo, carbón, gas) de economías emergentes, como las de Brasil, India y China, alcanza cifras astronómicas.
Por otro lado está el recalentamiento climático, que surge como consecuencia del desarrollo industrial descontrolado e irresponsable, sustentado por más de una centuria de dependencia petrolera.

Nuevas perspectivasPor fortuna, hay alternativas para salir de esta crisis energética y enrumbarnos hacia un futuro más sano y prometedor. El aprovechamiento de la energía renovable, conocida desde la Antigüedad, ofrece un amplio abanico de posibilidades. A continuación le mostraremos tres de las fuentes energéticas renovables:

Energía Eólica: La energía del viento ha sido utilizada desde tiempos inmemoriales. Los egipcios (5000 años a. J.C.) se servían de velas para navegar el Nilo. Actualmente la energía eólica ha alcanzado un gran auge; por ello vemos aumentarse considerablemente esas grandes estructuras similares a los molinos de viento. El principio es simple. El viento impulsa las aspas y hace girar un rotador. Esta rotación produce energía mecánica que es transformada en energía eléctrica gracias a un transformador.

Energía Hidráulica: Conocida en el pasado por griegos y romanos. El principio consiste en generar electricidad utilizando la presión del agua. El mecanismo se basa en una rueda que gira gracias al impulso de la masa de agua que entra y sale de recipientes o “godets” contenidos en ella. Este movimiento giratorio genera la electricidad. Mientras mayor es la masa de agua contenida en los “godets”, mayor será la velocidad de rotación de la rueda hidráulica, y por ende, la electricidad producida. En consecuencia, la potencia de una rueda hidráulica dependerá de su ancho, diámetro y velocidad de rotación.

Entre las centrales hidroeléctricas más potentes del mundo, dada sus dimensiones faraónicas, se halla Itaipu, en Brasil, que alcanza una potencia global de 13.500 megavatios (14 veces la potencia de la central nuclear suiza de Gôsgen).
Energía Geotérmica: Consiste en utilizar el calor interno de la Tierra para fines energéticos. En el pasado, ya los romanos conocían este principio y usaban el agua caliente proveniente de fuentes termales.
El calor generado en el interior de la Tierra proviene del calor fósil y del generado por la desintegración de elementos radioactivos naturales. Este calor, que emerge en forma de aguas termales, géiser, entre otros fenómenos, es fácilmente explotable. El calor, extraído generalmente en forma de agua caliente o de vapor, puede ser explotado directamente por calentamiento o transformado en electricidad por medio de una turbina a vapor adaptada a un generador.

Latinoamérica, por su inmenso potencial en recursos naturales, es un escenario propicio para la puesta en marcha de estas innovadoras tecnologías. Ojalá no tengamos que esperar demasiado para ver germinar nuevos frutos, aparte de los avances que ya se han hecho en materia de hidroelectricidad.
En los próximos numeros de Ecolatino seguiremos explorando estas nuevas e interesantes alternativas económicas, que marcarán el fin de la Era del Petróleo.