ecolatino

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Quiénes somos?   |   Buscar   |   Contactanos   |   Suscríbete
Home Inmigración Hijos de migrantes en Bolivia crecen con problemas emocionales

Hijos de migrantes en Bolivia crecen con problemas emocionales

Por: Edwin Pérez Uberhuaga (CEM)

Los hijos de padres migrantes que se quedaron en Bolivia crecen sin el amor y la comprensión suficientes y enfrentan serios problemas de abusos que comprometen su estabilidad física y emocional para el futuro.
Un voluntario español, un responsable de una organización social y una madre de familia que rescató a sus hijos del maltrato al que fueron sometidos, describieron la situación que atraviesa en Bolivia una parte de los hijos de los casi tres millones de migrantes bolivianos que están repartidos en el mundo.

Todos coincidieron en señalar que la decisión de migrar es muy delicada y que quienes lo hacen se aseguren de que dejan a sus hijos en buenas manos, porque la niñez y adolescencia son etapas que requieren una relación emocional que va mas allá del simple envío de dinero o de regalos de Navidad.

Desprotección
El voluntario Teo Mena, que orienta a los bolivianos en ACOBE de Madrid, manifestó que en su reciente viaje a Cochabamba y Santa Cruz pudo conocer más de la situación migratoria desde sus orígenes y lo que hay detrás de miles de hombres y mujeres que emigran.
Teo Mena informó que en Santa Cruz se reunió con el Presidente de la Fundacion Hombres Nuevos, Monseñor Nicolas Castellanos, ex Obispo de Palencia, que le dio a conocer que mas de la mitad de los 700 desayunos que sirve diariamente en el barrio del Plan 3000 se destinan a hijos que tienen un padre o una madre fuera de Bolivia.
La delincuencia juvenil, violaciones y otros abusos tienen como autores o como victimas a hijos que, debido a las circunstancias, no tienen a sus padres unidos y uno de ellos o ambos estan en el extranjero.
“He visto a padres que traen a Europa a sus hijos, pero al pasar el tiempo se dan cuenta que ellos son un estorbo, porque no pueden cuidarlos sin tener que dejar de trabajar por lo que los vuelven a enviar a Bolivia, algo que los niños a veces interpretan como falta de amor”, dijo Mena, que es uno de los españoles que conoce mejor a los bolivianos.
Cristina Escobar de Terrazas dijo que se dio cuenta que los tutores de sus cuatro hijos no administraban bien el dinero que con mucho esfuerzo ella y su esposo les enviaban mensualmente, por lo que decidio hacerlos llegar al país donde emigra, para superar sus evidentes problemas emocionales.
“Me he dado cuenta que no es posible confiar ni siquiera en los parientes, porque ellos nunca reemplazaran el amor de los padres”, dijo al sugerir que los padres de familia realmente supervisen la atencion material y emocional que reciben sus hijos.