ecolatino

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Quiénes somos?   |   Buscar   |   Contactanos   |   Suscríbete
Home Inmigración Elementos para favorecer una integración

Elementos para favorecer una integración

Por: Brigitte González-Ostos

Toda persona o familia que decide salir de su país para vivir en otro, pasa por un proceso de cambio que puede ser percibido de una manera más o menos positiva, dependiendo de la manera como se enfrente esta nueva situación. Aquellas que vinieron azarosamente sin haber tenido la oportunidad de prepararse para realizar este cambio, sufren un proceso de adaptación generalmente dificil, mas no imposible.

Si se tiene la posibilidad, habría que pensar en tres elementos importantes que ayudarían a una integración más armoniosa y eficaz. La preparación consiste primeramente en procurarse los medios de conocer el funcionamiento de la sociedad en la cual se ha escogido rehacer una parte de la vida; las informaciones se pueden conseguir fácilmente via Internet o a través de libros en las bibliotecas; así como en prospectos que las embajadas pueden dar.

En segundo lugar el hecho de tener conocimiento del idioma del país o de preocuparse por aprendrelo rápidamente es sumamente importante. Si se tiene la ocasión de hacer un curso antes de partir, sería lo ideal. Si esto no es posible, hacerlo lo más pronto posible, una vez que la persona se encuentra establecida. Unido a estos dos aspectos, se debe procurar tejerse una red de amigos, no sólo de la misma nacionalidad sino, sobretodo, de personas autóctonas. Este tercer aspecto abre la posibilidad de comprender las costumbres y los comportamientos que difieren de las nuestras.
Hace unos cincuenta años atrás, eran casi inexistentes las estructuras que podían dar a conocer el funcionamiento social. Los inmigrantes de la época aprendían, como decimos popularmente, a los trancazos. Los cursos de idiomas existían sólo para aquellos que tenían medios económicos y las redes  de amigos eran difíciles de formar ya que había mucha desconfianza hacia el extranjero.
Afortunadamente, los tiempos evolucionan y a pesar de que los cambios no son fáciles, existen hoy día organizaciones que ayudan a cubrir estos tres aspectos.Primeramente, tenemos las asociaciones de las diferentes nacionalidades, que organizan cursos de idiomas, actividades culturales y dan informaciónes útiles a sus compatriotas sobre diferentes aspectos del funcionamiento social.Existen también los centros de recreación, las asociaciones de vecinos, las bibliotecas multiculturales, las organizaciones caritativas, quienes también organizan actividades que favorecen el encuentro multicultural. Por otra parte, Suiza es un país que tiene un índice muy elevado de personas que trabajan benévolamente. Esta actividad, abierta a todo el mundo, da la posibilidad de tejer intercambios entre personas recién llegadas y personas autóctonas favoreciendo así, un aprendizaje más rápido del idioma y una comprensión de los hábitos de vida y de los comportamientos.En algunas regiones, existen comisiones de suizos-extranjeros que se preocupan del devenir de los inmigrantes y proponen soluciones a los problemas que puedan surgir a nivel de las administraciones comunales, cantonales y/o federales. También organizan verbenas, conciertos, desfiles, etc., donde las asociaciones de extranjeros pueden participar activamente y mostrar la riqueza de sus culturas. El objetivo de todas estas actividades es el de dar a conocer a la población, la cultura de otros países y hacerles perder el miedo hacia lo desconocido. El fortalecer lazos entre los nuevos inmigrantes y la población suiza ayuda a una integración armoniosa y ahuyenta la sombra de ese monstruo latente que se llama xenofobia.

El logro de una integración armoniosa es favorable desde todos los puntos de vista. Por una parte, el inmigrante se siente a gusto en un ambiente nuevo pudiendo dar lo mejor de sí y sinténdose respetado. Por otro lado, la sociedad suiza aumenta su capacidad laboral,  rejuvenece su población y gana en multiculturalidad.

Todavía hay mucho que hacer para lograr esto, pero si todos ponemos un grano de arena seguiremos nuestra tradición de lucha y como dice la canción “ pasaremos haciendo caminos, caminos sobre la mar”.