ecolatino

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Quiénes somos?   |   Buscar   |   Contactanos   |   Suscríbete
Home Reportaje Quechua vs. Idiosincracia social

Quechua vs. Idiosincracia social

Por: David Sánchez Pérez
quechua indosincraciaLas congresistas quechuas del Perú, Hilaria Supa y Sumire, son un claro ejemplo del cambio en el rostro de la política tradicional. En Bolivia y Ecuador también se viven cambios sociales y políticos de mucha trascendencia.

Hoy en día, los idiomas nativos de nuestros países que conformaron el Tahuantinsuyo, están volviendo a recobrar fuerza y notoriedad gracias al empuje social de nuestros hermanos que reclaman una inclusión social, además dentro de la esfera política para tener representatividad.
No por algo, hoy por hoy el Quechua es el idioma nativo con mayor predominancia en esta parte del continente y hablado por más de 12 millones de habitantes, en especial dentro de los países del Ecuador, Perú, Bolivia, Norte de Argentina y Chile. Y curiosamente es aquí donde el arraigo del racismo y los prejuicios predominan más, debido a la férrea y dura represión sufrida a nuestros hermanos al tiempo de la conquista española, al imponer su idioma, cultura y religión; so pretexto de que los indios no tenían alma y no sabían comunicarse.
 
Actualmente, están sucediendo hechos muy relevantes para tomar en cuenta, y que esto se puede ver reflejado en las esferas del poder político. Un caso en especial es el derecho de expresarse en la lengua materna el quechua, algo jamás visto en la Historia del Perú, si tomamos en cuenta, que se nos “enseña” en las currículas educativas que el español es el único idioma, a esto le agregamos que también se exige aprender el inglés. Algo muy interesante aquí, es que se están rompiendo lo estereotipos sociales y culturales, que en el subconsciente de las personas está poco a poco comenzando a cambiar, o al menos saber que también somos protagonistas de nuestra Historia. Bolivia está dando un claro ejemplo de estos cambios.
quechua indosincracia
 
Estereotipos tales como, usar saco y corbata, al estilo occidental, están comenzándose a reemplazar por los atuendos oriundos de nuestros pueblos, es signo de que nuestro idioma esta reforzándose, y cobrando su verdadera vigencia, pues el Quechua no es sólo un idioma, tiene un trasfondo de identidad, que hace que recobremos nuestra Historia.
 
Debemos ayudar a desterrar aquel estereotipo al pensar que el “hombre de la puna” es ignorante y pobrecito sólo por el simple hecho de no hablar español ni ser católico cristiano. Vergonzante –por decir lo menos- el expresar esas ideas y más aún cuando se tiene a la mano los medios de comunicación, “urbanas-civilizadas”, cuando nosotros sabemos que nuestra cultura está ligada íntegramente a la Sagrada Pachamama, y rodeada de montañas, entrando en entera relación con la Tierra. Y esto es lo que diferencia con la visión urbana y “civilizada”. 
 
quechua indosincraciaLamentablemente el mundo monetario actual está carcomiendo nuestra cultura y esto obliga a que muchos de nuestros hermanos busquen nuevos horizontes, pero que lamentablemente son “delatados” por su idioma cuando en realidad debería ser motivo de orgullo, para los demás, pues nuestros hermanos son herederos de una gran cultura milenaria.
Obviamente vemos un trasfondo que nos invita a reflexionar sobre estos temas, que son de interés nacional, en los países andinos y esto solamente se puede hacer con decisiones basadas en la verdadera justicia e igualdad social, aprovechando los instrumentos que ya tenemos a la mano en el tema tecnológico como, el Windows, Office y el buscador Google traducidos en idioma Quechua.
 
En Bolivia, ya se está comenzando a estructurar una base, aún con limitaciones, la Ley de Reforma Educativa para que todo funcionario estatal hable dos idiomas, además de la enseñanza de Quechua en los colegios privados, “algo trillado y vergonzoso”, para las familias pudientes, en donde su prioridad es aprender o francés o inglés y obviamente el español, para “conservar su status”.
 
La lección que nos están dando estos nuevos cambios políticos y sociales es que ahora no sólo  “blancos y bonitos” –idiosincrasia con mentalidad occidentalista- son protagonistas de la sociedad, pues ahora las facciones andinas van tomando forma y comenzando a desterrar esos prejuicios absurdos.
Ha llegado el momento de dejar de ser “conejillos de indias”, de aquellos que se burlan y nos tildan de ignorantes al hablar nuestro idioma que no se identifican con nuestra cultura. La idiosincrasia está dejando de ser eso, pensar que los indígenas somos analfabetos y por el contrario, nosotros también podemos escribir nuestra Historia.