ecolatino

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Quiénes somos?   |   Buscar   |   Contactanos   |   Suscríbete
Home América Latina América Latina vive un gran momento

América Latina vive un gran momento

Por: Sergio Ferrari - Colaboración E-CHANGER

Latinoamérica vive una situación particularmente esperanzadora, marcada por un despertar general de la conciencia y de la autoestima. Tal es la tesis central del análisis de Walter Suter sobre la coyuntura actual que transita ese continente, marcado por la presencia de numerosos gobiernos progresistas al que se le sumará a partir del 15 de agosto el de Fernando Lugo en Paraguay.

Walter Suter se desempeñó durante casi 40 años como diplomático helvético en diferentes regiones del mundo. Donde le tocó presenciar y “acompañar” muy diversos procesos de transición: en Argentina, previo al retorno del peronismo al gobierno (1970-1973); en Chile, inmediatamente después del golpe militar de Augusto Pinochet; en  España; en  Paraguay , a posteriori de  la salida del dictador Alfredo Stroessner;  y en el  Líbano, a mediados de los años noventa.  Su última misión como embajador la concluyó a mediados del 2007 en Venezuela, país en el que vivió durante cuatro años, tal vez los más decisivos del nuevo proceso bolivariano dirigido por el presidente  Hugo Chávez. Agudo analista y experto en América Latina, Walter Suter diseña, en esta entrevista exclusiva, una original radiografía del hoy latinoamericano.

“Constato una situación particularmente esperanzadora en el continente, especialmente en América del Sur. Donde se manifiesta un despertar general de la conciencia y la autoestima. La convicción de pueblos y gobiernos de que se puede resistir a los dictados del Norte, sea Estados Unidos o Europa” enfatiza Suter  iniciando el diálogo.

El fin de más de 500 años de colonialismo
Y agrega de inmediato: “se percibe la decisión de los pueblos de ser ellos mismos, tratando de superar más de 500 años de colonialismo, autoritarismo y verticalismo”.
Una pausa, un recuerdo y la mirada retrospectiva del ex -diplomático: “cuando llegué por primera vez a ese continente, varias décadas atrás, percibía cierta resignación y cansancio.  Sin embargo se dieron procesos muy importantes. Y vemos en la actualidad un mapa político donde predominan gobiernos de izquierda –unos más y otros menos progresistas”.
Un fenómeno muy nuevo que no se ve en otras regiones del mundo, enfatiza Walter Suter quien destaca  la importancia en este mapa del proceso que se da en Venezuela a partir de la elección del presidente Hugo Chávez.
“Es una suerte de revolución pacífica en el marco institucional, legal, no–violento. Un fenómeno muy nuevo para el continente. Un cambio donde predomina la búsqueda de alternativas  en cada país y en la región. Los postergados de antes se convierten en sujetos de su propio destino. Dinámica novedosa que puede incluso tener un efecto global”, enfatiza.
Argumenta que lo que vive Latinoamérica puede ser una señal incluso para Suiza y para Europa, preguntamos. En efecto, responde. Y su análisis se completa con otra reflexión de fondo: “en Latinoamérica se viven nuevas formas de participación ciudadana real, desde abajo. Si esto no llama la atención y no moviliza el interés de mis compatriotas helvéticos, sería una lástima. Porque nosotros conocemos bien el valor de la democracia directa participativa y la importancia de alimentarla y renovarla”.

El *milagro* paraguayo
El último gobierno progresista electo en Sudamérica es el de Fernando Lugo en Paraguay, quien asumirá el próximo 15 de agosto.  Walter Suter se siente muy cercano a ese país sudamericano.  Y de ahí la validez de su análisis.
“Ha sido una tremenda lucha desde la caída misma de Stroessner, hace 19 años, para llegar a una real transformación democrática. Con muchos momentos de auge y otros de decepción”, analiza.
Hasta que sucedió el reciente milagro de la victoria electoral de Lugo, un  religioso católico, siempre muy cerca de la gente, de la base, especialmente campesina. Con un gran carisma y con la capacidad de unir a muchos sectores diferentes para derrotar al principal enemigo, el continuismo colorado. Esa es la gran suerte de Paraguay hoy, precisa el ex – diplomático helvético.
Quien a manera de conclusión insiste en que se ven señales de “cambios impactantes” en el continente.  Lo que no esconde ciertas fragilidades a partir de liderazgos personalizados y fuertes. Pero “la fragilidad principal se daría, si en el futuro, las experiencias promovidas por esos líderes se queda en eso. Y no se encuentran fórmulas de participación renovada, amplia, activa, efectiva, de los sectores populares, en la gestión del poder”.
Y si de encontrar nuevas señales de esperanzas se trata, Suter subraya
que el 23 de mayo  pasado, en Brasil, los doce Estados soberanos de Sudamérica dieron un paso importante  al firmar la constitución de la nueva Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). “Una iniciativa que expresa claramente que los líderes tienen conciencia de la importancia de una institucionalización de los procesos democráticos participativos para asegurar un marco sostenible para la región”, concluye.